Maravilla!

Recuerdo con mucho cariño lo que sentí la primera vez que le vi. No podía parar de mirarle. No me lo podía creer, había algo tan… tan… tan puro en él… como si fuera un niño divino. Es realmente bonito conocer a Diego Montoto. 

1235404_10201879074435588_2039084517_n

Diego está aquí dándolo todo. Tiene un tesón admirable! Un valioso sentido del sí mismo y una gran integridad que le permite ser altamente libre. Me gusta mucho de él la pasión con la que participa en la vida, cómo acepta lo que hay, cómo comparte lo que tiene, cómo es capaz de dar un giro de 180º a su vida al dejar que germine en él una idea y sentirla verdad. Cómo explora en su existencia la expresión de sí mismo.

Me encantaría estar por un momento dentro de su sensibilidad. Cuando ves a Diego en su estudio de grabación te das cuenta de que su auténtico lenguaje está mucho más acá de las palabras. Es pura experiencia. Y me da la sensación de que su sentido del oído ni mucho menos se queda en su cerebro… Diego escucha con los labios, con las yemas de los dedos, con las pestañas, y si suena algo verdadero, creo que su médula entera se eriza. Quizás esa sensación de pureza tenga que ver con que conserva mucho de ése estado primigenio en el que somos sonido haciéndonos cuerpo.

Se me viene a la cabeza la idea de la neotenia, es cuando los rasgos embrionarios/juveniles persisten en el estado adulto. La neotenia facilita la evolución. Como si nos diera la inocencia suficiente para aprender de la experiencia y la flexibilidad  para soltar las formas conocidas…*

Es un regalo verle respirando el silencio de la vida cotidiana y darte cuenta de que está percibiendo tanta información. Y saber que es capaz de volver a nacer cada vez que se encuentre de nuevo a sí mismo.

Un día le hablé de Snoru y le pedí que participara. Dijo sí! Diego ha creado una pieza de audio que acompaña la exposición del cuento. Es algo más, ha creado un espacio sonoro en el que ha hecho una interpretación del desarrollo del oído. No es una nana. Contiene todo nuestro espectro emocional. Tiene fuerza, como las experiencias cumbres, es alegre a ratos y tiene una cadencia en la que puedes entregarte fácilmente en bucle. Así lo tenemos sonando en la exposición que tenemos abierta hasta noviembre en El Berrueco.

Este es Diego en Brunstock, su estudio en Valdemorillo, nombrando a Snoru por primera vez. Al escucharle recordé dónde estuvimos antes de venir aquí. Le agradezco tanto cada vez que ha dicho Sí..!

Snoru Diego

Snoooooooooruuuuuu!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s