Blog

Un almuerzo con Peter Bourquin

¿Puedes plasmar la reunión con Peter Bourquin en una entrada para el blog de Snoru?, me preguntó Alicia después del almuerzo con nuestro protagonista. Y yo, embarazadísima de casi siete meses, con la emoción de haber conocido a la persona de cuyo trabajo con el “gemelo solitario” estoy aprendiendo tanto acerca de mí misma, no supe qué responder.

Continue reading “Un almuerzo con Peter Bourquin”

Principio de primavera

Él no se lo imaginaba, pero cuando me regaló esta fotografía abrió una ventana en mi vida. Fue un acto hermoso y cotidiano, me regaló una foto que traía en un libro, la colgué en una pared amarilla y esperé. Era el principio de la primavera.

Three years later. Pedramy. Snoru.
Thre years later, de Pedram Yazdani.

Continue reading “Principio de primavera”

El alma ensaya en el cuerpo

Primero sucede el gesto morfológico, después la fisiología y más adelante el gesto psicológico. Así evolucionamos en nuestra propia vida.

El Zigoto es un organismo unicelular, formado a partir de la unión de 2 gametos, óvulo y espermatozoide. La célula que configura el organismo humano en estadio zigoto es totipotencial. La replicación celular sucederá desde esta célula original, y tiene el potencial para desarrollarse hacia cualquier célula del cuerpo.

Continue reading “El alma ensaya en el cuerpo”

El cuerpo de afuera

Entre la belleza de las explicaciones de Jaap van der Wal hay cosas como ésta:

La Placenta! No es de la madre. Ni si quiera es mitad de la madre, mitad del bebé. La placenta es su cuerpo! El cuerpo de afuera del embrión, que se desarrolló desde el trofoblasto, cuando empezó la diferenciación celular. Es él mismo. Su parte de afuera. Su conciencia de la periferia. Su conexión con el mundo.

El trofoblasto, las células que se posicionan en la periferia cuando el embrión se hace blástula, crecen expansivas hacia el cuerpo de la madre; el embrión arraiga, crece hacia afuera tanto como puede y desarrolla todo un sistema de acceso a la nutrición que el útero materno reconoce y permite (tampoco hay lucha en este proceso). Desarrolla la placenta y también las membranas que delimitan y contienen su piscina de líquido amniótico, su tierra fértil, las condiciones en las que se hace posible.

No es algo anejo, es un elemento central del desarrollo intrauterino, un otro centro que nos enseña a estar en contacto con el todo. El desarrollo de la consciencia vegetal, del cómo es ser bosque, de estar ahí afuera, de acceder a lo necesario. Antes de nacer vivimos todas las vidas.

Y la vida curiosa, dibuja un árbol en su estructura, para recordarnos lo que también somos.

Una nueva concepción de la concepción

Si este cuento nos da una buena oportunidad es la de revisar las imágenes que hemos asumido sobre cómo se origina la vida. De alguna forma imaginar ciertas formas para algo tan crucial como el origen de la vida, puede llegar a justificar ciertos comportamientos que desarrollamos en nuestras relaciones. Frases como “sólo puede quedar uno”, “ganas tú o gano yo”,  forman parte de nuestra cultura popular,  y de una manera sutil y sibilina va calando en nosotros un sentido de competitividad con los demás que nos lleva a límites insospechados de individualismo, aislamiento y soledad.

Hoy traemos un mensaje grandioso y liberador:El principio fundamental que origina la vida es la colaboración, no la competición.

¿Sabes? No gana el más rápido, ni el más fuerte, ni el más listo, ni el más valiente. No se trata de que el primero que llega arremete con fuerza sobre la pared del óvulo y lo penetra. No es tan cierto que la supervivencia de los seres dependa de la superioridad en cuanto a fuerza y fiereza. La óvula nunca lo permitiría-.

Es maravilloso esto que viene, atención.

No hay un sólo espermatozoide, hay muchos, y el éxito de la concepción depende de todos, son una misma entidad, múltiple, una organización en la que cada uno ocupa un papel fundamental.

La concepción es un proceso. No es un instante. Dura horas. Sucede una configuración celular del todo especial, única en el proceso de la vida. La concepción es una danza circular. En la que sucede un diálogo bioquímico entre la corona radiata -periferia del óvulo- y los espermatozoides. Se comunican, y en su comunicación se influyen mutuamente, si existe compatibilidad (es un misterio en base a qué) se produce una transformación mutua, y entonces se asimilan, se integran y de apoco van camino de la fusión. El lugar del óvulo donde sucede la fusión con el espermatozoide tampoco es azaroso, ellos, en su inteligencia biológica están comenzando a describir los ejes sobre los que se articulará esa nueva vida.

Martin_sol_maravilloso_marca-agua

La imagen es de Martín, que hace 3 años que tiene esto claro. 🙂

Blástula

“A los 5 días te conviertes en la blástula. La blástula ya no es un

cuerpo compacto, es un cuerpo con una cavidad, una cavidad es

vacío. Los espacios vacíos son muy interesantes porque no hay

nada, no están llenos de materia, quizás sí de otra cosa… donde

no tienes nada, quizás aparezca todo.

 En el centro hay 10 células más grandes que puedes diferenciar

de las otras células, porque las pequeñas crean una especie de

manto. Es el Trofoblasto. Las células grandes son el

Embrioblasto. 

Vemos en el embrio un centro y una periferia, es el eje corporal

fundamental. El trofoblasto se conectará con la madre, el

embrioblasto se desconectará de ella. Del trofoblasto surgirá la

placenta y las membranas. Y el embrioblasto se convertirá en el

cuerpo que será.

Se considera que el verdadero embrión es el embrioblasto, y que

la placenta es algo anexo. Pero todo es el embrión, y dentro del

embrión sucede una diferenciación de dos cuerpos. Un organismo

de dos cuerpos”.

Esto son palabras de Jaap van der Wal.

¿Abrazas porque tienes brazos o tienes brazos para abrazar?

El alma se preejercita en el cuerpo. Lo primero que hacen nuestros brazos mientras se forman es abrazar nuestro propio corazón.

¿Qué es antes, la función o la forma?

Jaap van der Wal ha llegado a la conclusión, después de observar al embrión, de que lo primero es el movimiento. Ésta es la función primordial del embrión: moverse y darse forma.

Conducta morfológica lo llama. Es muy revolucionario mencionar que el embrión desarrolla una conducta, a mí me parece precioso el concepto. Conducta morfológica.

Es un acto humano que sucede mucho antes que las palabras. Ser mientras nos conformamos un cuerpo, ser nosotros mismos desde el principio. Nuestro primer acto creativo como vida en la Tierra.

No deja lugar a dudas con respecto a la cualidad de Ser Humano del embrión, y es consistente.

Nos formamos a través de un proceso vertiginoso de replicación y migración celular.  Y al darnos forma, preejercitamos la función. Es hermosa la manera en que explica esto: nuestros brazos al comienzo son dos protuberancias que parten del tronco y van alargándose hacia el exterior, en este momento el corazón aún es grandísimo con respecto al cuerpo total del embrión, una grandiosa protuberancia palpitante, y ésto, es lo primero que nuestros pequeños brazos abrazan. Crecen en torno a su corazón.

Quizás por eso un abrazo es uno de los vehículos más directos para unirnos al otro, para sincronizarnos con él. Por eso quizás las manos tienen este poder de hacer sentir cercanía y protección a los otros. Y es por eso que cuando amamos abrazamos como diciendo -te ofrendo un lugar en mi vida-.

Y cuando dos seres humanos nos abrazamos a corazón abierto, sucede algo radical en nuestra humanidad.

Proyecto Snoru. 20170319

Esta imagen es de un libro de Alexander Tsiaras, El misterio de la vida