Cada ser viviente es el triunfo del deseo cósmico

Cada ser viviente es el triunfo del deseo cósmico
Ilustración por Ana Feal

“A partir de ese momento me esforcé por convencerme de que el mundo deseaba mi existencia, incluyendo en el mundo a la humanidad entera, pasada y por venir. Mi padre y mi madre se identificaban con sus personalidades adquiridas, influencias familiares, sociales y culturales. Sus ideas locas (heredadas de padres y ancestros) les provocaban sentimientos negativos, deseos insanos y necesidades inútiles… Creían no haberme deseado, no haberme amado. Más que como un feto me vieron como un tumor. Protegido por la placenta, recibí el ataque de anticuerpos que querían asesinarme… Pero la vida que se me había otorgado resistió estos embates. Algo misterioso, profundo, inmenso, desde el comienzo de los tiempos había decidido que yo existiera. Porque deseaban mi presencia en el mundo, todas las fuerzas del universo se confabularon para que naciera. Cada ser viviente es un triunfo del deseo cósmico.”

Alejandro JODOROWSKY

Posted in .

¿Recuerdas?

proyecto Snoru. Nos cuentas tu historia

Estamos recogiendo historias y relatos de personas que aún recuerdan vivencias intrauterinas.
Algunos niños pequeños son capaces de evocar recuerdos, especialmente entre los 2 y los 3 años, y nos los cuentan a su manera y con sus palabras. Es muy bonito escuchar estas historias y muy interesante porque en la mayoría de las ocasiones es evidente que no se trata de fantasías.
Haz la prueba y pregunta a tus hijos pequeños: “¿Te acuerdas de cuando estabas en la tripa de mamá?” Puede que te lleves una sorpresa.


Algunas personas adultas consiguen revivir experiencias intrauterinas a través de ciertas técnicas terapéuticas como el rebirthing, la técnica metamórfica o la hipnosis, por ejemplo. A veces guardamos sensaciones que nos acompañan desde la infancia de como si fuera en el útero, es muy probable que sí lo fuera, también nos interesan estos relatos. 


Si tienes alguna historia que contarnos estaremos felices de recibirla.
Queremos ilustrar y publicar algunas ,siempre y cuando estéis de acuerdo.

Es una tarea apasionante que forma parte del proyecto de Arteterapia Perinatal en el que llevamos dos años trabajando. ¿Te apetece ayudarnos?
Escríbenos a:
proyecto.snoru@gmail.com

 

Ibone Olza y la Salud Mental Perinatal

Proyecto Snoru. Ibone Olza
Ibone Olza, por Ana Feal

Ibone Olza es una referencia en el campo de Salud Mental Perinatal.

Lleva muchos años de trabajo y activismo, favoreciendo que las mujeres seamos conscientes de nuestras necesidades mientras gestamos, parimos y criamos vidas. Ha co-creado plataformas de apoyo a la madre, como El parto es nuestro o Mamá importa. Nos ha facilitado en un lenguaje accesible los misterios de la psicofisiología del parto, colaborando al deseo de las mujeres de PARIR con toda la inmensidad de la experiencia. Nombra las necesidades de los bebés recién nacidos para preservar su integridad emocional y psíquica. Forma a profesionales que trabajan en el ámbito de la maternidad en Salud Mental Perinatal, para que cada vez la consciencia materna esté más extendida. Ha creado junto a Isabel Fernández del Castillo el Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal para ser una plataforma de conocimiento en torno a la perinatalidad  y darle un impulso a l@s profesionales que están contribuyendo con su labor a visibilizar las necesidades y la importancia del periodo primal, para favorecer redes de colaboración e impulsar la divulgación e investigación en este ámbito.

Es una mujer cercana y honesta. Comprometida con la causa de dejar el mundo más bonito de lo que lo encontró.

Y  por su trabajo, sus aportaciones, su ejemplo y su valentía, es una mujer a la que agradecemos, valoramos y admiramos.

Y nos gusta mucho ése equilibrio que mantiene, cuando habla de la vida intrauterina, y trata de mantener la neutralidad entre la ciencia y la experiencia. Y cuando deja lugar al misterio y plantea que de aquí en adelante aún no sabemos cómo sucede, y parece que ya entramos en el campo de la mística, pero es interesante  y emociona.

Hace poco le ha dedicado un espacio a Snoru en su blog y nos hemos sentido muy agradecidas. Ha hecho que mucha más gente conozca nuestro proyecto y se emocione al acercarse al origen de la vida. Hemos recibido mensajes muy inspiradores y eso nos da ganas de seguir diciendo Sí.

Y de un impulso del corazón de Ana ha brotado esta imagen

Proyecto Snoru. Ibone Olza

Y de mí un deseo en alto; que este camino que nos está llevando a reconocer los cuidados perinatales se haga grande y ancho, para que desaparezca la violencia hacia nuestros cuerpos, para que nuestros partos sean pasajes iniciáticos en el arte de amar a lo grande, de sentirnos íntegras y de saber que somos capaces de crear el entorno que deseamos para nuestr@s hij@s. Para que podamos nacer como la vida merece.

La consciencia vegetal

Proyecto Snoru. Arbol
Imagen de Ana Feal 

 

El trofoblasto, las células periféricas del embrión cuando es blástula, crecen expansivas hacia el cuerpo de la madre; el embrión arraiga, crece hacia afuera tanto como puede y desarrolla un sistema de acceso a la nutrición que el útero materno reconoce y permite. Desarrolla entonces la placenta y las membranas que delimitan y contienen su piscina de líquido amniótico, su tierra fértil. Y la vida curiosa, dibuja un árbol en su estructura, para recordarnos lo que también somos.

 

La vida perinatal de los delfines

      Sabemos que el delfín es un mamífero, así que es fácil imaginárselo siendo amamantado. Pero ver su cordón umbilical es algo curioso y nos lo hace más cercano como especie.

22344095_138691723422775_8493072638409703424_n

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El desarrollo del delfín dentro del útero materno sugiere que en algún momento tuvo que desplazarse por algún medio sólido, ya que a los 24 días de gestación desarrolla unas pequeñas extremidades que tras dos semanas desaparecen. Puede ser por tanto que el delfín tenga un pasado terrestre.

A las 11 semanas, los huesos de sus aletas recuerdan a los de una mano humana.

Los delfines se encuentran entre las especies más inteligentes y los biólogos marinos los han observado siempre con sumo interés.

Es curioso cómo toda la manada se reúne en el momento del parto para asistir a la madre. Se sabe incluso que la hembra se aparea con varios machos para ser fecundada, de ese modo se asegura la protección por parte de todos ellos.

Una vez expulsado el pequeño delfín (primero la cola y por último la cabeza), el cordón umbilical se rompe y la madre lo impulsa a la superficie para tomar su primer aliento, luego nada hacia ella atraído por el olor de la leche, que será su alimento durante alrededor de un año.

¿Snoru es un delfín? Puede ser…

 

La forma de nuestra agua

proyecto snoru. cristal de agua

Masaru Emoto tuvo una feliz idea: fotografió a microscopio partículas de agua cristalizándose. No sé cómo se le ocurrió esta idea, pero el resultado fue brillante, y tremendamente revelador para los que viven en busca del sentido.

Continue reading “La forma de nuestra agua”

La importancia del punto de vista

En la pintura como en la vida es fundamental el punto de vista. Elegimos cómo y desde dónde observamos algo, y de la naturaleza de la mirada que utilicemos depende todo lo demás. La subjetividad empieza con la decisión consciente o inconsciente que hacemos sobre nuestro punto de vista.

Continue reading “La importancia del punto de vista”

Antes de nacer tenemos una vida en el agua

Proyecto Snoru- Lennart Nillson

Una vida entera, con su comienzo y su “final”, con sus fases de desarrollo, con sus memorias y sus vivencias. Una vida sumergida en las aguas de nuestra madre, de las que bebemos, en las que nadamos. Arraigados en su carne a través de la placenta, como los árboles se agarran a la Tierra con sus raíces para sustentarse y nutrirse. Respirando a través de los pulmones de ella, intercambiando células, dándonos forma dentro de ese ambiente líquido que ella, entregada, nos regala.

Continue reading “Antes de nacer tenemos una vida en el agua”

Una nueva concepción de la concepción

Si este cuento nos da una buena oportunidad es la de revisar las imágenes que hemos asumido sobre cómo se origina la vida. De alguna forma imaginar ciertas formas para algo tan crucial como el origen de la vida, puede llegar a justificar ciertos comportamientos que desarrollamos en nuestras relaciones. Frases como “sólo puede quedar uno”, “ganas tú o gano yo”,  forman parte de nuestra cultura popular,  y de una manera sutil y sibilina va calando en nosotros un sentido de competitividad con los demás que nos lleva a límites insospechados de individualismo, aislamiento y soledad.

Hoy traemos un mensaje grandioso y liberador:El principio fundamental que origina la vida es la colaboración, no la competición.

¿Sabes? No gana el más rápido, ni el más fuerte, ni el más listo, ni el más valiente. No se trata de que el primero que llega arremete con fuerza sobre la pared del óvulo y lo penetra. No es tan cierto que la supervivencia de los seres dependa de la superioridad en cuanto a fuerza y fiereza. La óvula nunca lo permitiría-.

Es maravilloso esto que viene, atención.

4Sol maravilloso por Ana Feal para Snoru

No hay un sólo espermatozoide, hay muchos, y el éxito de la concepción depende de todos, son una misma entidad, múltiple, una organización en la que cada uno ocupa un papel fundamental.

La concepción es un proceso. No es un instante. Dura horas. Sucede una configuración celular del todo especial, única en el proceso de la vida. La concepción es una danza circular. En la que sucede un diálogo bioquímico entre la corona radiata -periferia del óvulo- y los espermatozoides. Se comunican, y en su comunicación se influyen mutuamente, si existe compatibilidad (es un misterio en base a qué) se produce una transformación mutua, y entonces se asimilan, se integran y de apoco van camino de la fusión. El lugar del óvulo donde sucede la fusión con el espermatozoide tampoco es azaroso, ellos, en su inteligencia biológica están comenzando a describir los ejes sobre los que se articulará esa nueva vida.

Martin_sol_maravilloso_marca-agua

La imagen es de Martín, que hace 3 años que tiene esto claro. 🙂