La felicidad blastocística.

www.proyectosnoru.comDurante la primera semana de vida, el embrión se vale por sí mismo. En el cuerpo que era el óvulo encuentra toda la substancia que necesita para vivir mientras hace el primer viaje de su vida, progresando por la trompa uterina hasta la bóveda del útero. Hasta el décimo día de vida, no se implantará en el cuerpo materno. Durante este tiempo, el embrión experimenta la auténtica sensación de ser uno mismo. Continue reading “La felicidad blastocística.”

Una nueva concepción de la concepción

Si este cuento nos da una buena oportunidad es la de revisar las imágenes que hemos asumido sobre cómo se origina la vida. De alguna forma imaginar ciertas formas para algo tan crucial como el origen de la vida, puede llegar a justificar ciertos comportamientos que desarrollamos en nuestras relaciones. Frases como “sólo puede quedar uno”, “ganas tú o gano yo”,  forman parte de nuestra cultura popular,  y de una manera sutil y sibilina va calando en nosotros un sentido de competitividad con los demás que nos lleva a límites insospechados de individualismo, aislamiento y soledad.

Hoy traemos un mensaje grandioso y liberador:El principio fundamental que origina la vida es la colaboración, no la competición.

¿Sabes? No gana el más rápido, ni el más fuerte, ni el más listo, ni el más valiente. No se trata de que el primero que llega arremete con fuerza sobre la pared del óvulo y lo penetra. No es tan cierto que la supervivencia de los seres dependa de la superioridad en cuanto a fuerza y fiereza. La óvula nunca lo permitiría-.

Es maravilloso esto que viene, atención.

4Sol maravilloso por Ana Feal para Snoru

No hay un sólo espermatozoide, hay muchos, y el éxito de la concepción depende de todos, son una misma entidad, múltiple, una organización en la que cada uno ocupa un papel fundamental.

La concepción es un proceso. No es un instante. Dura horas. Sucede una configuración celular del todo especial, única en el proceso de la vida. La concepción es una danza circular. En la que sucede un diálogo bioquímico entre la corona radiata -periferia del óvulo- y los espermatozoides. Se comunican, y en su comunicación se influyen mutuamente, si existe compatibilidad (es un misterio en base a qué) se produce una transformación mutua, y entonces se asimilan, se integran y de apoco van camino de la fusión. El lugar del óvulo donde sucede la fusión con el espermatozoide tampoco es azaroso, ellos, en su inteligencia biológica están comenzando a describir los ejes sobre los que se articulará esa nueva vida.

Martin_sol_maravilloso_marca-agua

La imagen es de Martín, que hace 3 años que tiene esto claro. 🙂

 

Blástula

“A los 5 días te conviertes en la blástula. La blástula ya no es un

cuerpo compacto, es un cuerpo con una cavidad, una cavidad es

vacío. Los espacios vacíos son muy interesantes porque no hay

nada, no están llenos de materia, quizás sí de otra cosa… donde

no tienes nada, quizás aparezca todo.

 En el centro hay 10 células más grandes que puedes diferenciar

de las otras células, porque las pequeñas crean una especie de

manto. Es el Trofoblasto. Las células grandes son el

Embrioblasto. 

Vemos en el embrio un centro y una periferia, es el eje corporal

fundamental. El trofoblasto se conectará con la madre, el

embrioblasto se desconectará de ella. Del trofoblasto surgirá la

placenta y las membranas. Y el embrioblasto se convertirá en el

cuerpo que será.

Se considera que el verdadero embrión es el embrioblasto, y que

la placenta es algo anexo. Pero todo es el embrión, y dentro del

embrión sucede una diferenciación de dos cuerpos. Un organismo

de dos cuerpos”.

Esto son palabras de Jaap van der Wal.

La imagen la pintó Ana Feal para Snoru.

Así es nuestro cuento por dentro.

ProyectoSnoru. Blastula

 

¿Abrazas porque tienes brazos o tienes brazos para abrazar?

El alma se preejercita en el cuerpo. Lo primero que hacen nuestros brazos mientras se forman es abrazar nuestro propio corazón.

¿Qué es antes, la función o la forma?

Jaap van der Wal ha llegado a la conclusión, después de observar al embrión, de que lo primero es el movimiento. Ésta es la función primordial del embrión: moverse y darse forma.

Conducta morfológica lo llama. Es muy revolucionario mencionar que el embrión desarrolla una conducta, a mí me parece precioso el concepto. Conducta morfológica.

Es un acto humano que sucede mucho antes que las palabras. Ser mientras nos conformamos un cuerpo, ser nosotros mismos desde el principio. Nuestro primer acto creativo como vida en la Tierra.

No deja lugar a dudas con respecto a la cualidad de Ser Humano del embrión, y es consistente.

Nos formamos a través de un proceso vertiginoso de replicación y migración celular.  Y al darnos forma, preejercitamos la función. Es hermosa la manera en que explica esto: nuestros brazos al comienzo son dos protuberancias que parten del tronco y van alargándose hacia el exterior, en este momento el corazón aún es grandísimo con respecto al cuerpo total del embrión, una grandiosa protuberancia palpitante, y ésto, es lo primero que nuestros pequeños brazos abrazan. Crecen en torno a su corazón.

Quizás por eso un abrazo es uno de los vehículos más directos para unirnos al otro, para sincronizarnos con él. Por eso quizás las manos tienen este poder de hacer sentir cercanía y protección a los otros. Y es por eso que cuando amamos abrazamos como diciendo -te ofrendo un lugar en mi vida-.

Y cuando dos seres humanos nos abrazamos a corazón abierto, sucede algo radical en nuestra humanidad.

Proyecto Snoru. 20170319

Esta imagen es de un libro de Alexander Tsiaras, El misterio de la vida

La vida líquida

Mientras tanto, en una galaxia cercana…

whatsapp-image-2016-11-27-at-00-23-05

Ana hace poco me ha confesado que cuando le hablaba de la vida intrauterina pasaba un poco de mí. Pero ella es tremendamente intuitiva y sincrónica. Un día empezó a mandarme imágenes de las pinturas que estaba haciendo. Ella no tenía ni idea de que había un proyecto de cuento en marcha, pero no paraba de dibujar lo que a mi me parecían tejidos embrionarios, células, ¡fluidos! Cuando veía sus pinturas pensaba…¿cómo lo sabe?

Ana apareció en mi cumpleaños con una de sus pinturas líquidas. Me pareció una buena coincidencia, le presenté a Snoru y ¡le gustó la idea!

Desde entonces llevamos inmersas en un proceso arteperinatal riquísimo, descubriendo aspectos de Snoru sorprendentes. Crear las imágenes de nuestra vida tiene un gran valor reconciliador, restaurador y curativo. Eso pretendemos hacer con los materiales que os presentamos; crear imágenes de lo que es la vida del modo más bello que sabemos que es posible.

El amor es líquido. Vivir una maternidad no deja lugar a dudas. Nos parece que la manera en que el embrión implanta en el cuerpo de la madre es parecida a cómo suceden estas pinturas; el tiempo, las densidades, la inercia, las texturas, crean la compleja realidad que nos une. Los límites no están del todo definidos y crecemos gracias y en base a lo que somos cada uno. Mezclarnos no siempre es apacible, sin embargo nos encanta hacerlo. Co-incidir y crear realidades, eso hacemos.

IMG_20170906_142038Paisaje experimento antes del cuento por Ana Feal

La vida no empieza, la vida es transmitida. Jaap van der Wal

Éste es el primer principio: “La vida no empieza, la vida es transmitida”. -Piénsalo despacio-

Conocí a Jaap van der Wal en un seminario sobre Embriología dinámica que se celebró en Zaragoza en Junio de 2014. Fue un regalo de cumpleaños que me hizo mi madre.

Fui hacia allá como quien va a un proceso iniciático. Y lo fué. Durante 6 días, Jaap se dedicó a presentarnos una nueva manera de mirar la vida. Fue realmente emocionante. Allí ya me di cuenta de que quería poner en marcha este proyecto. Hablaba con Inés por teléfono, y le iba narrando detalles del desarrollo intrauterino desde esta mirada, y veíamos lo revolucionaria que era esta información. Lo siguiente fue un encuentro que preparó Inés en Valencia, allí estuvimos tanteando qué formato sería nuestra tierra fértil, la idea de hacer un cuento nos encantó. Teníamos muchas ganas de aprender más sobre la vida intrauterina y de transmitirlo.

Jaap van der Wal es médico anatomista; estudia la formación de los tejidos del cuerpo, así que ha estudiado en profundidad el desarrollo del embrión. Además mira a la ciencia desde el enfoque fenomenológico; esto significa que en lugar de preguntarse ¿por qué? se pregunta ¿para qué?. Son fascinantes las respuestas que se dan a esta pregunta. Cuando observamos la naturaleza -o nuestro comportamiento- y nos preguntamos para qué sucede eso que observamos, la vida en lugar de ser un galimatías, se hace realmente generosa, clara y simple. Además, por alguna razón, vislumbrar que tras los procesos naturales hay una intencionalidad, nos da sensación de magia, y sentir la magia nos da alegría.

El planteamiento que hace Jaap sobre el embrión es muy alegre. Nos presenta al embrión como un ser humano que desarrolla la conducta de darse forma. Nos muestra una lectura nueva de los acontecimientos que suceden cuando un humano comienza su vida. Nos hemos servido de su mirada para darle forma a esta historia, que es una descripción muy sencilla del proceso embrionario.

Estamos muy agradecidas a Jaap van der Wal por el trabajo tan inspirador que está haciendo. Le pone mucha pasión a la información que transmite, moviliza a la consciencia. De aquel encuentro en Zaragoza salimos todos con la sensación de que la vida es más de lo que parece.

Éste es Jaap van der Wal.

jaap_van_der_wal

Y éste, el enlace a su página   www.embryo.nl